Important Announcement
PubHTML5 Scheduled Server Maintenance on (GMT) Sunday, June 26th, 2:00 am - 8:00 am.
PubHTML5 site will be inoperative during the times indicated!

Home Explore QUE LA POESÍA NOS ALCANCE - GLORIA ORTÍZ MÉNDEZ

QUE LA POESÍA NOS ALCANCE - GLORIA ORTÍZ MÉNDEZ

Published by ndbepyl, 2022-11-18 02:55:31

Description: QUE LA POESÍA NOS ALCANCE - GLORIA ORTÍZ MÉNDEZ

Search

Read the Text Version

Gloria Ortíz Méndez Que La Poesía Nos Alcance y se quede para siempre entre nosotros


Otro título de la colección: *“En Carne Viva” Groppelibros.com,mx Guadalajara, Jal., México Abril 2017


PRÓLOGO No sé si soy o no merecedor de tener el honor de prorrogar este libro, pero de lo que si estoy seguro es que he trabajado sobre un gran libro de poesía, sobre un conjunto de poemas cuyo contenido no pasará desapercibido para el lector tanto por su calidad, como por su profundidad y por la belleza estética que envuelve todo su contenido, versado, al igual que el primer poemario de esta autora “En Carne Viva”. Si ser poeta es la capacidad de desnudar el sentimiento a través del verbo y del verso, Gloria Ortíz Méndez tiene esa capacidad y además la capacidad de empatizar al lector con su poesía hasta el punto de desnudar su alma para fundirla entre sus versos, y hacerle soñar con los mismos hasta alcanzar el éter existencial del ser humano. De la lectura y análisis de este poemario, puedo definir los versos de esta autora como la poesía que aúna las fuerzas de la naturaleza en el existencialismo de su persona, combinando en plena armonía conceptos antagónicos que me permiten calificarle como pura, honesta, existencial y vital; romántica y erótica, pasional y reflexiva, modesta y rebelde, dulce como el néctar u amarga como el café. Esta poeta, luchadora como una guerrera mitológica y frágil como una muñeca de porcelana, nos regala en el presente poemario un canto al alma, manifestada en la reacción química del cuerpo, que la hace bella y erótica, y al mismo tiempo superadora de sus propios miedos.


Señalo lo anterior, porque la poesía de Gloria sólo se puede comprender correctamente desde su propia personalidad, que de forma inquebrantable sigue unida a su poesía, haciendo de la poeta y su obra una comunión inseparable. Ella es una mujer amante de la honestidad, de la libertad, de la justicia y de las pasiones; ella es una luchadora por sus principios que permanecen intangibles y sólidos. Estos valores inherentes a ella misma los ensalza una y otra vez a lo largo de este poemario que ahora nos presenta. Hay una comunión tal entre la poetisa y su obra que la armonía de la delicada belleza de cada palabra, con su sensibilidad desbordante, la transmite íntegra y desnuda al lector, sin tabúes ni tapujos, ni segundas intenciones. Es brillante la combinación entre su espíritu y la fuerza de sus palabras llenas de armonía ética y estética, y que la hacen a ella y a su poesía inquebrantables y únicas en su género. Y es que Gloria Ortiz Méndez es: 1.- Una mujer auténtica: “Podrán romper mis huesos/ y rasgar mi carne,/ pero jamás me cortarán las alas” (Vuelo infinito), o cuando dice: “Así,/ impulsiva, caprichosa,/ delirante y rebelde;/ así, así te quiero yo,/ porque es precisamente eso,/ lo que te hace ser quien eres” (Así). 2.- Una mujer de principios inquebrantables como cuestión esencial de su libertad: “No soy perfecta,/ pero no alquilo mis principios,/ no traiciono mis ideales, /ni negocio mi libertad./ No soy perfecta,/ pero no guardo silencio ante la injusticia,/ ni cierro los ojos ante la realidad...” (No soy perfecta).


3.-Una mujer tierna y sensible: “Me sabes también a inocencia,/ y a la tierna sonrisa de un niño;/ me sabes a suave caricia,/ y a un beso de amor infinito.” (Me sabes). “Manos que a pesar de los pesares,/ y presas del impecable tiempo;/ aún son un par de gaviotas,/ que vuelan a cielo abierto” (Manos gaviotas) en homenaje a su madre. 4.-Una mujer completa: “Me entrego completa,/ total y sin reservas;/ ninguno de mis fragmentos/ tomará otra dirección…/ (Completa). 5.-Una mujer pasional: “Su desnudez incita mis pasiones,/ y es sublime arrebato afrodisíaco;/ es la brasa candente que consume,/ y que lleva a conducirme sin recato..” (Su desnudez) “Tu cuerpo, es la causa vehemente/de mis pasiones,/ y el éxtasis sublime,/de mis desbordadas ansias;/ es la flama candente,/ donde impaciente se consume,/ el deseo perverso/de mis acumuladas ganas…” (Tu Cuerpo). 6.- Una mujer luchadora: “Recogeré cada fragmento de mi todo,/ y enjugaré las lágrimas que corran por mis mejillas;/ sacudiré el polvo de mis cansados pasos,/ y resurgiré de mis propias cenizas (Fénix) “…Si me descoso, me zurzo/; si me desdoblo, me vuelvo a plegar;/ y si me derrumbo me levanto mil veces,/ hasta que en tierra firme, mis pies vuelva a plantar..” (No soy perfecta) “Vaya que si he tocado fondo,/ y sin embargo, sucumbir/ no ha sido una elección;/ caer en el abismo podemos todos,/ pero resurgir es sólo cuestión de honor;/ guerrero, es aquel que después de haber/ besado el polvo,/ el rostro se sacude,/ y vuelve la mirada al sol” (Tocando fondo).


En ningún desencuentro Gloria se rinde, antes saca partida de la adversidad, e incluso nos cuenta cómo las noches de insomnio le sirven para resurgir como el Ave Fénix a través de su poesía. 7.-Y sobre todo Mujer. Mujer que vive, ama, sufre y siente como tal: “Soy más que huesos y carne,/ más que suspiro y aliento,/ soy más que utopía o quimera;/ soy tierra, agua, fuego y viento”. (Mujer elemento) “Estragos, es verdad me han causado los años,/ pero un cuerpo no define lo que soy;/ yo soy más que huesos y carne,/ el ser mujer no tiene prescripción... (Sin prescripción) “Qué bello y excelso es el poemario,/ que emana del cuerpo de la mujer;/ pero el placer es aún más inmensurable, cuando la musa,/ es tu propia mujer”. (Cuerpo que destila letras). Después de analizar algunos rasgos de la personalidad de esta poeta, continuaré hacia la comprensión de su poesía. Intento evitar profanar en palabras mundanas estos versos casi tan divinos como la comedia de Dante, pero no puedo por ello cerrar con lo dicho este texto excusándome en riesgos inevitables ante el leguaje vital y existencialista de esta autora como lo es ella misma, donde insisto, autora y sus valores, sentimientos y lenguaje, yacen en plena armonía y como tales se transmiten al lector. Si bien el amor y el desamor, y la entrega pasional son el motor que define la mayoría de los poemas de esta autora, el libro contiene una temática muy diversa; ella demuestra cómo se puede combinar pensamiento y sentimiento, y cómo se puede filosofar sobre lo ideal como elemento consustancial a la plena e íntegra comprensión de la realidad. Así versa sobre multitud de significados que puede tener un beso, o lo mismo con la pluralidad de significados que puede tener un abrazo; sobre el cuidado y


defensa de la naturaleza, sobre el amor a la tierra, o incluso se torna solidaria por diversos problemas sociales o catástrofes naturales en su país y el mundo. El libro en su conjunto es un revivir de las emociones de lo más esencial del ser humano, y su denominador común es la pasión en todo lo que hace y versa. La fortaleza de sus palabras emergen de la sencillez de su lenguaje armonioso y estético, y sus letras y las musas que las inspiran están todas ellas versadas en elegante armonía. En efecto, son confidentes de esta autora las cosas más simples y sencillas de la vida, y por ello su lenguaje poético es un lenguaje cotidiano, limpio, puro y bello. Gloria desnuda su alma para que el lector pueda fundirse en ella, pero al mismo tiempo invita al lector a desnudar la propia, para mezclar ambas con su poesía en el sentir más eterno; es una entrega de amor, entrega íntegra, total y sin segundas intenciones o doble maquillaje. La poesía de Gloria, es una poesía pasional, entregada, erótica y mística; pero también es sensible y profunda, engendra en toda ella un código ético de valores y principios. A medida que avanza uno en su lectura, podemos observar que su poesía se llena de filosofía, filología y filantropía, donde lo mundano se diviniza, donde habla el silencio y donde lo efímero se eterniza. Son cantos de amor con elevada dosis de sensibilidad y ternura que hace que la poeta funde al lector con su sentimiento. No se necesitan palabras y sin embargo son las musas las que las inspiran, son musas letras como dice su poema, o la empatía y fusión de las almas que apasionadamente se atraen y se poseen: “Sólo con mirarme me intuye,/ y adivina el pensamiento;/y basta un leve roce de sus manos,/ para que me quede sin aliento..” (Él). Se entrega la escritora a las letras, se entrega la poeta a las musas, y se entrega en cuerpo y alma al amor hasta exprimir episodios


de pasional y bello erotismo narrado en un lenguaje tan elegante como sublime “Entre la luz trémula de mi alcoba,/ serpenteo sobre tu piel desnuda;/ borde a borde recorro tu silueta,/ y me sumerjo en el placer de la locura…” (Sobre tu piel desnuda). Las citas antedichas no necesitan más comentarios, sólo las grandes poetisas con las virtudes apuntadas pueden escribir y mostrárnoslo de esa manera, y Gloria está ya entre ellas o tiene dotes y predisposición para hacerlo. Claro que Gloria tiene una ventaja sobre otros poetas del universo, y es el hecho de haber nacido en una tierra bendecida por las musas para expresar de esta forma tan natural sus sentimientos y podérselos transmitir puros al lector que empatizará con los mismos, y eso sólo se puede conseguir desde una tierra como lo es México. La poeta nos hace entrega de una poesía pura y sin tapujo superando así el devenir metafísico del verbo, para transformarlo en el motor químico que impulsan las pasiones de los mortales a quienes impregna de la naturalidad y transparencia de su alma. Su romanticismo sólo a lo largo de la historia ha estado al alcance de unos cuantos privilegiados, entre los que puedo citar a sus compatriotas Octavio Paz en el conjunto de sus obras, sino que particularmente me hacen recordar el “Nocturno” de Manuel Acuña, las “Místicas” de Amado Nervo, los “Nocturnos” de Xavier Villaurrutia o los “poemas prohibidos y de amor” de Efraín Huerta. Pero la generosidad y entrega de esta poetisa no acaba en la temática de sus versos, sino que al final del poemario nos regala algunas frases y pensamientos inolvidables y dignos de parafrasear: ”Vísteme los labios de versos, y haz con mi cuerpo Poesía”, “Me perdí entre tus brazos, pero me hallé en tu corazón”, “Verso tu boca, que me sabe a poesía”, etc.


Gloria es una mujer vital, vital en sus emociones y sentimientos, su poesía es de una belleza lingüística inigualable o muy difícil de igualar. Ella es una maestra a la hora de hacer participar al lector de sus poesías envueltas en un lirismo transparente, sincero, puro y desnudo de ropajes o segundas intenciones, ella suma sus dotes de mujer con su propia esencia y con la esencia de su alma. La poesía mexicana tiene en Gloria Ortíz Méndez un nuevo referente digno de la crítica literaria leal y honesta. Su talento y el lenguaje bello, elegante y estético que nos muestra a lo largo de este poemario hará que su poesía se eternice; y quién guste de la buena poesía no puede perderse el placer de leer este extraordinario libro. En resumen, los versos de Gloria “Son suaves caricias que humectan la piel más sedienta,/ son hondos suspiros que envuelven,/ y palpitan en las venas…” Los versos de Gloria “abren caminos,/ cruzan fronteras,/ y seguirán viviendo,/ mientras haya labios que los lean”. Anxo Boan Rodríguez Escritor y poeta Chantada (Galicia)


INTRODUCCIÓN Que la poesía nos alcance, nombre de este mi segundo poemario. Es una invitación, un deseo ferviente de que la poesía se instale profundamente en los recovecos de nuestras almas, que sus dulces musas se posen en cada uno de nosotros, y que sus flechas poéticas nos traspasen directamente el corazón. Y es que, la poesía se halla intrínsecamente en todo, y en todos. Se vive, se bebe, se respira. La poesía recorre impetuosa los causes de los ríos, puede ser percibida en el revoloteo de las hojas arrulladas por el viento, o impregnarse en los poros como la madrugada neblina. La poesía fluye en cada palabra, en cada gesto, en cada pensamiento; basta ser escuchada y sentida. Y éste es precisamente el objetivo de este compendio. En cada uno de los poemas aquí descritos, se encontrarán a sí mismos. En cada frase y en cada línea, encontrarán parte de su historia y de sus sueños más profundos. Sólo déjense llevar por este bello mundo mágico, dejen que su sensibilidad aflore, que su inspiración se acreciente, y que su imaginación galope libremente. Porque todos tenemos en nuestro interior a un poeta, y siempre habrá a nuestro alrededor letras musas que desearán ser versadas. Ojalá que la poesía también los alcance, ojalá que la poesía los enamore, los seduzca, y los estreche entre sus


brazos. Ojalá que la poesía, se quede para siempre entre nosotros. Gloria Ortíz Méndez Tlaxcala, Tlax. Enero 2019


AGRADECIMIENTOS A TODOS MIS SERES QUERIDOS: Pero de manera especial a mi padre, el Profesor Lázaro Ortíz Flores; a mi madre, la Profesora Rebeca Méndez González; y a mi hijo, Carlos Amaury Tovar Ortíz; por ser el motor de mi vida, y la parte más importante de este sueño. Mi profundo reconocimiento una vez más a éste último, por todo el extraordinario trabajo de edición y diseño gráfico realizado en este libro que ahora ustedes tienen en sus manos. A MIS CÓMPLICES DE LETRAS: Por compartir conmigo sus historias, su inspiración y su cariño; pero sobre todo, por seguir impulsando mi andar por este bello mundo poético. A LOS ESCRITORES Y POETAS: Anxo Boán Rodríguez, y María Antonieta Barrientos Bahamóndez; por su extraordinaria amistad y apoyo incondicional, y por engalanar con sus maravillosos comentarios el prólogo y contraportada de este libro. Sus palabras me conmovieron profundamente hasta tocar el borde de mi alma, y son un gran aliciente para seguir escribiendo.


SEMBLANZA Gloria Ortíz Méndez es originaria de la ciudad de Huamantla, Tlaxcala, México. Es Licenciada en Sociología y Maestra en Análisis Regional. Ha incursionado en la docencia, en la investigación, en el arte y como promotora cultural. Su primer poemario “En carne viva” se publica en enero del 2017. Actualmente, se encuentra trabajando en los últimos detalles de lo que será su tercer poemario “Entre nostalgias y quimeras”, que tentativamente saldrá publicado en el mes de marzo del 2021. Participa en algunos foros y programas radiales de corte poético, y es miembro activo de algunos grupos literarios a nivel internacional, con los que comparte su inspiración y su pasión por este bello arte.


INDICE 23 24 Que la poesía nos alcance 26 Su desnudez 27 Quimera 28 Sobre tu piel desnuda 29 Tu cuerpo 30 Él 31 Tus labios 32 Cuerpo que destila letras 33 Piel desnuda 34 Hurga en mi cuerpo 35 Tu espalda 36 Selena 38 Para mí misma 40 Manos gaviotas 42 No soy perfecta 43 Sin prescripción 44 Tocando fondo 45 Y besé la osadía de sus labios 47 Insomnio 59 Me sabes 50 Pecado 51 Sudores de la tierra 52 Mis versos 53 Poesía viva 54 Su boca 56 Letras musas 57 Amante furtivo 58 Letras vivas Verso tu boca


Tu vientre 59 Agua clara 60 Vuelo infinito 61 Mi libro preferido 62 De memoria 63 Ella 64 Ojos de mar 65 Cuando quieras hallarme 66 Nocturno 67 Mujer elemento 68 Mudar la piel 69 Pájaro azul 70 Fulgurante 71 Suplicio 72 Era mía 73 Telepatía 74 Somos 75 Lábil 76 Osadía 77 Con los ojos desnudos 78 Guerrero 79 Poeta 80 Complicidad 82 Usted 83 Emancipada 84 Musa 85 Natura 86 Fénix 87 Introspección 88 Más que piel 89 Hay amores, y amores 90 Despertar de un pueblo 92


Completa 93 Fantasía 94 Quiéreme 95 El soneto más bello 97 Amanéceme 98 Uno mismo 99 Silencios 100 Así 101 Hay abrazos 102 El mejor confidente 104 Me dueles en el alma 105 No sé, a dónde me he ido. 107 Entre líneas 111


Que la poesía nos alcance Gloria Ortíz Méndez Versos, desplieguen sus alas, hasta unirse con el cielo; para después como lluvia, tocar las sienes de los amantes, que vuelven cada gota, en un diluvio de besos y caricias.


Que la poesía nos alcance Gloria Ortíz Méndez


Que la poesía nos alcance Gloria Ortíz Méndez QUE LA POESÍA NOS ALCANCE Que la poesía nos alcance, y seduzca el corazón con suave canto; que recorra como afluente nuestras venas, y se impregne en cada poro como bálsamo. Que la poesía nos alcance, y se vierta su fragancia cual remanso; que se esparza como polen por el mundo, que florezca su semilla en cada campo. Que la poesía nos alcance, y se vuelva como el aire necesario; que se quede para siempre entre nosotros, y se eternice en cada alma su legado.


Que la poesía nos alcance Gloria Ortíz Méndez SU DESNUDEZ Apenas toqué ese cuerpo desnudo, y me fundí con su alma. Recorrer su desnudez, es un milagro, es un viaje perpetuo al infinito; es el éxtasis y el vértigo constante, que abre febril, la puerta al paraíso. Su desnudez, incita mis pasiones, y es sublime arrebato afrodisíaco; es la brasa candente que consume, y que lleva a conducirme sin recato. Su desnudez, supera lo inefable, y silencia mis vulgares argumentos; no hay palabras que puedan descifrarlo, ni revelar tan fantástico misterio.


Que la poesía nos alcance Gloria Ortíz Méndez Su cuerpo, no necesita ropaje, porque su desnudez lo viste todo; más si por el frío requiriera arroparse, mi cuerpo sería su mejor abrigo.


Que la poesía nos alcance Gloria Ortíz Méndez QUIMERA Como luna de sangre, te alzas sobre mis noches insomnes, y de las sombras emerges, como bella quimera; de mi voluntad poco a poco me despojas, que esclavo fiel ya soy de tus deseos. Tu piel recorro como ardiente lava, y tu boca sepulto con mis besos; inmensa pasión desbordan nuestras ansias, que campo de batalla se vuelven nuestros cuerpos. El tiempo pasa sin darnos cuenta, hasta que el alba nos envuelve en su blanco lienzo; entre susurros tú me imploras, que te siga amando; y yo te vuelvo a recorrer, centímetro a centímetro.


Que la poesía nos alcance Gloria Ortíz Méndez SOBRE TU PIEL DESNUDA Entre la luz trémula de mi alcoba, serpenteo sobre tu piel desnuda; borde a borde recorro tu silueta, y me sumerjo en el placer de la locura. Se yerguen y erizan las blancas colinas, mientras suplicantes los gemidos se entretejen; ardientes y palpitantes las ganas se desbordan, y sucumbimos en el mar de las pasiones. Humedecemos las ansias con ardiente lava, y nos bebemos el agua viva de los dioses; poro a poro, nos fundimos cuerpo y alma, como se siembra la vid en tierra fértil.


Que la poesía nos alcance Gloria Ortíz Méndez TU CUERPO Motivo de mi locura, es tu cuerpo, paisaje sublime, de la belleza magna; es torrente y manantial profundo, del agua viva, que al beberla sacia. Tu cuerpo, es la causa vehemente de mis pasiones, y el éxtasis profundo, de mis desbordadas ansias; es la flama candente, donde impaciente se consume, el deseo perverso, de mis acumuladas ganas. Tu cuerpo, es un misterio indescriptible, y el vértigo profuso que arrebata; es mi es sombra, es mi luz, es un suspiro; es mi todo, pero a la vez mi nada.


Que la poesía nos alcance Gloria Ortíz Méndez ÉL Tenía tanto miedo, pero él me tomó fuertemente de los labios. Con sólo mirarme me intuye, y adivina el pensamiento; y basta un leve roce de sus manos, para que me quede sin aliento. Sus caricias son fuego candente, que abriga y acuna mis noches de invierno; y su sonrisa tan franca y transparente, me puede llevar al mismo cielo. En la obscuridad es mi luz, y en la tempestad mi sosiego. ¡Ah!, pero cuando él me estrecha entre sus brazos, él me desnuda hasta el alma.


Que la poesía nos alcance Gloria Ortíz Méndez TUS LABIOS Pétalos rozados, son tus labios, y palpitan seductores en mi boca; son la flama candente que consume, y el vértigo profuso provoca. Dulce néctar, que incita ser besados, y desborda impaciente mi cordura; son la causa vehemente de mis pasiones, y el deseo concupiscente de mi locura. Son tus labios, la inspiración magna y sublime, del más sutil y bello poema; son la puerta directa al paraíso, en donde quiero persistir, la vida entera.


Que la poesía nos alcance Gloria Ortíz Méndez CUERPO QUE DESTILA LETRAS Versos, que salen de las entrañas, de un cuerpo que destila letras; formas sugerentes, que en seductores misterios, se convierten en enigmáticos poemas. Lienzo sublime que derrama tinta, y que en el alma, con suspiros se funde; manuscrito eterno, que vuelve poeta, a todo aquel, que lo contempla y seduce. Qué bello y excelso es el poemario, que emana del cuerpo de la mujer; pero el placer es aún más inmensurable, cuando la musa, es tu propia mujer.


Que la poesía nos alcance Gloria Ortíz Méndez PIEL DESNUDA Esencia a romero, tu piel desnuda, fragancia sublime que arrebata; suave lienzo donde mi pasión se escribe, dulce néctar, donde el colibrí se sacia. Tu piel, pétalo de rosa nacarada, refugio dilecto de mis manos; tu piel, eco de mis pensamientos, destino preciso de mis labios.


Que la poesía nos alcance Gloria Ortíz Méndez HURGA EN MI CUERPO Hurga en mi cuerpo, que impaciente espera ser amado; rasga mis vestiduras con desespero, recórreme entera y sin recato, y posa sobre mi vientre, tu enardecido deseo. Implacable, muéstrate ante mi lecho, que hundirme quiero, en las inmensas aguas de tu mar profundo; ahógame las ganas, que incesantes gimen, y yérguete, sin compasión entre mis muslos. Quiero extasiada gritar tu nombre, e inundarme del magma ardiente de tu hombría; quiero poseerte sin reservas, hasta ver fundida, tu alma con la mía.


Que la poesía nos alcance Gloria Ortíz Méndez TU ESPALDA Sublime curvatura de tu espalda, en donde se turban las yemas de mis dedos; senda desnuda donde impaciente se desborda, la lascivia tentación de mis deseos. Tu espalda, es manantial y es un oasis, en donde calmo la sed que hay en mi cuerpo; mar abierto donde también anclo mi boca, cada vez que navego en ese puerto.


Que la poesía nos alcance Gloria Ortíz Méndez SELENA Y ahí estaba ella, majestuosa, mística, serena. De blanco fulgor vestía las sombras, ahí estaba ella; plata bruñida, madre perla. De enigmática belleza, era esta doncella; de arrebol encendido, amantaba el horizonte; de pasión delirante, sucumbían las estrellas; emperatriz etérea, guardiana de la noche. Selena inefable, luna de sangre, nívea rosa de frescor eterno; cuando tú te alzas, la cigarra canta, y celestial se escucha, el rezo del viento.


Que la poesía nos alcance Gloria Ortíz Méndez PARA MÍ MISMA Por favor: hoy no me miren, no me hablen, no me juzguen, no me pidan, no me exijan. Hoy, sólo quiero escuchar mi propia voz, respirar mi propio aire, y curar mis propias heridas. Hoy, sólo quiero estrujar mis propios miedos, enjugar mi propio llanto, y recoger mis propias cenizas. Hoy, sólo quiero reencontrarme con mi sombra, y acurrucarme en su regazo.


Que la poesía nos alcance Gloria Ortíz Méndez Hoy, sólo quiero recordar, que más allá de todo, aún sigo siendo vida. Por favor: hoy no me miren, no me hablen, no me juzguen, no me pidan, no me exijan. Hoy, aunque sea sólo por hoy, me quiero para mí misma.


Que la poesía nos alcance Gloria Ortíz Méndez MANOS GAVIOTAS Como un homenaje a las manos gaviotas de mi madre. Qué grandes tesoros guardan, estas manos generosas; tatuadas llevan en ellas, el peso de las memorias. Manos que acunan historias, de triunfos, sueños y esperanzas; manos milagro y nobleza, que hacen pan de la nada. Manos ternura y caricias, que enjugan penas y llanto; y basta un sólo roce de sus dedos, para aliviar nuestros quebrantos. Manos piadosas que imploran, en cada cuenta del rosario, que Dios bendiga a sus hijos, y proteja cada paso.


Que la poesía nos alcance Gloria Ortíz Méndez Manos, quizá ahora cansadas, surcadas y encallecidas; mudamente se aletargan, y tiemblan, pero aún tienen vida. Manos, que a pesar de los pesares, y presas del implacable tiempo; aún son un par de gaviotas, que vuelan a cielo abierto.


Que la poesía nos alcance Gloria Ortíz Méndez NO SOY PERFECTA No soy perfecta, pero si soy lo más parecido a la verdad. Soy todos mis sueños, todos mis proyectos, y todas mis vivencias. No soy perfecta, pero no hay grito que pueda silenciar mi voz, ni barrera que pueda detener mi andar. No soy perfecta, pero no alquilo mis principios, no traiciono mis ideales, ni negocio mi libertad. No soy perfecta, pero no guardo silencio ante la injusticia, ni cierro los ojos ante la realidad.


Que la poesía nos alcance Gloria Ortíz Méndez No, no soy perfecta, y sin embargo, en mi vocabulario la palabra derrota, no tiene posibilidad. Si me descoso, me zurzo; si me desdoblo, me vuelvo a plegar; y si me derrumbo, me levanto mil veces; hasta que en tierra firme, mis pies vuelva a plantar.


Que la poesía nos alcance Gloria Ortíz Méndez SIN PRESCRIPCIÓN ¿Quién dijo que ser mujer tiene caducidad? Quizá, mis senos hayan perdido su encanto, y quizá, mis caderas ya no despierten la misma emoción; quizá, la frescura de mi rostro se haya esfumado, y quizá, mi cuerpo no responda con la misma pasión. Quizá, mis pasos ya se han aletargado, y quizá, muchas cosas no me causen la misma impresión; quizá, mis palabras no despierten el mismo entusiasmo, y quizá, vea la vida de otro color. Estragos, es verdad me han causado los años, pero un cuerpo no define lo que soy; yo soy más que huesos y carne, el ser mujer no tiene prescripción.


Que la poesía nos alcance Gloria Ortíz Méndez TOCANDO FONDO ¿Qué si he tocado fondo? He descendido hasta las penumbras más oscuras, y cruzado los límites del umbral del dolor; se ha desgarrado mi carne, hasta quedarse viva, y casi sin latidos el corazón. En mil pedazos se me ha partido el alma, y quedado sin aliento, muchas veces la razón; en un silencio sepulcral, me he refugiado como ermitaña, y he vestido la sonrisa de un negro color. Vaya, que si he tocado fondo, y sin embargo, sucumbir no ha sido una elección; caer en el abismo podemos todos, pero resurgir, es sólo cuestión de honor. Guerrero es aquel, que después de haber besado el polvo, el rostro se sacude, y vuelve la mirada al sol.


Que la poesía nos alcance Gloria Ortíz Méndez Y BESÉ LA OSADÍA DE SUS LABIOS Y besé la osadía de sus labios, y se mudó a mi corazón. Rompió el silencio, y mis palabras por fin tuvieron un significado; arrancó de raíz todos mis miedos, y mis sombras con su cielo se aclararon. Y besé la osadía de sus labios, y entonces comencé a vivir.


Que la poesía nos alcance Gloria Ortíz Méndez INSOMNIO En honor a esas noches insomnes, que apapacharon mi espíritu poético. Pareciera que la madrugada, espera ansiosa encontrarse conmigo. Cuál amante que acecha tras las penumbras, se adentra sigiloso en mi alcoba, y se desliza suavemente entre mi lecho. Como brisa fresca se posa sobre mí, y me acaricia, me seduce, y me estrecha tiernamente contra su pecho. Sin temor alguno yo me ciño a él, y me despojo del cuerpo, y me desnudo el alma. Su cálido silencio me cobija bajo las luces de neón, e inunda mis horas de vigilia, de un vértigo sin tormento, sin reclamos, sin tortura.


Que la poesía nos alcance Gloria Ortíz Méndez Mis pupilas voraces se dilatan, ante la imaginación desbordada de mi mente, pero esta habitante nocturna, aún no quiere persistir. Y es que amo lo que conozco de ti, eres es mi remanso, mi cómplice, y mi confidente. No sé, pero es sólo en tu sosegada quietud insomne, en donde yo puedo leerme a profundidad; es sólo entre tus brazos apacibles, en donde yo encuentro verdadero acomodo; es sólo en la levedad de tu regazo, en donde yo puedo ser mi propia esencia.


Que la poesía nos alcance Gloria Ortíz Méndez ME SABES Me sabes a madrugada neblina, a rocío de la mañana, a café recién molido; a brisa fresca, y a nostalgia. Tú me sabes a tierra mojada, y a lirios recién cortados, a pasto verde y hojas sueltas; a estrella, a luna, a calma. Me sabes también a inocencia, y a la tierna sonrisa de un niño; me sabes a suave caricia, y a un beso de amor infinito. Tú me sabes… ¡Ah!


Que la poesía nos alcance Gloria Ortíz Méndez Tú me sabes a todo eso, que sólo sabe a ti, nada más a ti.


Que la poesía nos alcance Gloria Ortíz Méndez PECADO Besé su boca apasionadamente, que casi e mordí el alma. Sus labios son el paraíso, pero inefable pecado, al mismo tiempo. Aceptaría sin objetar, cualquier condena; con tal, de seguir ardiendo en ese infierno.


Like this book? You can publish your book online for free in a few minutes!
Create your own flipbook